ACELERAR LA TRANSFORMACIÓN DEL RENDIMIENTO OPERACIONAL DE TU ORGANIZACIÓN

Las organizaciones tienen que acelerar la transformación del rendimiento operacional porque es cómo se genera un alto impacto en la organización y en su rentabilidad (ATP).

Por regla general, centran la rentabilidad de la compañía en el desarrollo del producto, en el aumento de las ventas o la inversión de I+D. En la mayoría de los casos minusvaloran y descuidan las capacidades operativas que son las que realmente influyen en el crecimiento.

Para acelerar la transformación del rendimiento operacional de una organización se debe trabajar a través de,

  1. Ajuste de los costes (materias primas, operaciones, etc,) y
  2. Generación de estructuras y procesos orientados al crecimiento.

Acelerar la transformación del rendimiento operacional solo podrá hacerse desde un cambio de MINDSET, con el deseo colectivo de excelencia y de transformación permanente de la organización

Para lograrlo tenemos que realizar e implantar un plan de acción que se ha de basar en:

  1. TRANSPARENCIA, con qué métrica vamos a trabajar, qué nicho vamos a cubrir, quien, qué y cuándo hay que hacerlo, objetivos y seguimiento, acciones de trabajo
  2. COMUNICACIÓN, cuál es el plan, quien es el responsable, quien lo lleva a cabo, dónde están los obstáculos, quien controla los posibles decalajes entre las acciones y los plazos
  3. ACCIONES, quienes serán los equipos que las ejecuten, porque se han decidido esas y no otras, qué se hace diferente, porqué, quien ha decidido esas acciones.

¿Sabes qué cinco áreas de alto impacto son las que realmente contribuyen al crecimiento de una organización?

  1. GESTIÓN DEL FLUJO DE EFECTIVO. Hay que revisar de forma periódica qué actividades generan ingresos y gastos, y cómo afecta al flujo. Acciones sobre la reducción del inventario, gestión pormenorizada de las materias primas, revisión de condiciones para clientes y proveedores, o ajustes del portfolio de productos desfavorecidos, son las que nos permitirán ejercer el control del flujo.
  2. REDUCCIÓN DE GASTOS DE OPERACIÓN. Es necesario revisar las actividades para eliminar o minimizar aquellas que puedan estar duplicadas o que puedan simplificarse. Tenemos que quedarnos con lo imprescindible y centrarnos en aquellas operaciones que realmente me permitan posicionarme respecto de mi competencia.
  3. REDISTRIBUIR PLANTILLA. Es importante identificar funciones, tareas y puestos de trabajo que puedan ser rediseñados. No queremos ser menos sino ser más eficientes y realizar trabajos de alto valor para el cliente. El rediseño es una herramienta poderosa de reestructurar los gastos.
  4. CONTROL DE ABASTECIMIENTO. El mayor coste de las empresas lo constituyen las materias primas. Por ello, las negociaciones con los proveedores, mejora de condiciones de pago, búsqueda de otros contactos que puedan aportar otros valores como de oportunidad o aplicaciones, se hacen indispensables para ejercer este control.
  5. OPTIMIZAR LOS INGRESOS. Las políticas de precios deben de revisarse para que estos sean consistentes con el tipo de cliente. Por ello, revisar lo que aporta cada una de las partes que se compone el precio es fundamental. Es decir, cómo inciden partidas como descuentos a clientes indirectos, descuentos por pronto pago, fletes gratis, descuentos a distribuidores, co-marketing o protección del precio, en el neto final.

Estos pasos nos permitirán dar una respuesta ágil y rápida a las condiciones cambiantes de los mercados actuales y enfrentar los retos de la competencia. En estos momento de CRISIS se hace imprescindible recurrir a todas las opciones incluyendo la INNOVACIÓN en los equipos.

 “Cuando hay una tormenta los pajaritos se esconden, pero las águilas vuelan más alto”. Mahatma Gandhi

Comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest